Dios no está muerto

En los últimos tiempos se han producido en el cine internacional muchas películas cristianas que han logrado impactar a un gran conglomerado de personas que no necesariamente profesan la fe cristiana. El cine como medio masivo de comunicación es un arma muy efectiva para llevar mensajes, influir en los criterios de la gente y presentar situaciones y realidades manejadas con las técnicas ciematográficas que impactan ampliamente a todos los que van a las a las salas de cine a buscar diversión y entretenimiento. El precursor de este fenómeno en los últimos años ha sido el pastor norteamericano Alex Kendrick quien ha producido y dirigido las películas Flywhell (2003), Enfrentando Gigantes (facing the Giants, 2006), Prueba de Amor (Fireproof, 2008) y Couragaeous (Coraje, 2011). Kendrick es pastor de la Iglesia Bautista Sherwood de Albany, Georgia y se decidió a producir cine en grande cuando vió una encuesta que mostraba que en los Estados Unidos el cine tenía una mayor influencia que las iglesias. Fue así como creó su propia productora de cine llamada Sherwood Pictures, con la cual ha logrado realizar esas cuatro películas antes citadas, las cuales han impactado ampliamente con un bello mensaje cristiano a una gran cantidad de norteamericanos y ciudadanos del mundo que no necesariamente asumen a Jesús como su norte en la vida. Siguiendo esa ruta, otros productores crisitianos están siguiendo esa ruta. Y precisamente desde el pasado mes de abril se está exhibiendo en las salas de cines de nuestros país una película llamada “Dios no está muerto” (God´s Not Dead) que se ha convertido en otro fenómeno de impacto en la sociedad norteamericana y en todas las naciones donde se ha estado presentando. La película presenta la historia central de un joven universitario que es retado por un profesor de filosofía ateo, para que pruebe la existencia de Dios ante sus compañeros de aula, pues de lo contrario le reprobará la materia. El joven asume el reto y armado de su fe desarrolla una serie de debates con el profesor que se convierten en un muestra clara de cómo el poder y la presencia de Dios puede cambiar e impactar vidas. “Dios no está muerto” es una película muy bien producida, con altos niveles de profesionalidad, con actuaciones muy bien realizadas y que cuenta con la participación especial del destacado grupo musical de origen australiano “NewsBoys”, una banda de música pop cristiana muy conocida. “Dios no está muerto” es una película donde se muestra la fortaleza de la fe ante la ciencia. Es un mensaje claro y preciso para aquellos que han querido sustituir el conocimiento de Dios por el conocimiento del hombre, para aquellos que ven más valor en la creación que en el Creador. Te exhorto a que este fin de semana tomes a toda tu familia y a tus mejores amigos y lo lleves al cine a ver “Dios no está muerto”, un verdadero mensaje de amor y de fe para renovar nuestra confianza y nuestra esperanza en ese Dios que nos ama intensamente, que quiere lo mejor para nosotros y para quien nada es imposible.

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *