Oposición, debates y segunda vuelta

La pasada semana se realizaron de forma muy exitosa cuatro debates electorales auspiciados por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), en los cuales los principales aspirantes presidenciales y senatoriales, pudieron presentar y discutir sus ideas y su visión sobre los principales problemas que afectan a la población dominicana.

Estos debates se convirtieron en un gran aporte de esa entidad empresarial al fortalecimiento de la democracia y una vía muy efectiva para consolidar la cultura de debate en los procesos electorales. Los tiempos modernos donde predomina la transparencia, exigen que los aspirantes a los diversos cargos públicos puedan mostrar a la población votante sus propuestas, sus proyectos y su visión sobre como se desempeñarán cuando sean elegidos.

En los cuatro debates realizados la pasada semana los candidatos de la oposición fueron los grandes ganadores y dieron un paso muy importante para poner en la mente de la población que, a pesar de lo que dicen las encuestas patrocinadas por el gobierno, existen posibilidades reales de que se produzca una segunda vuelta en las elecciones. Ese es el gran reto que tiene la alianza opositoria Rescate RD de cara a la votación del 19 de mayo, ya que el gobierno mantiene una campaña agresiva para convencer lideres y dirigentes municipales opositores, de manera que el partido de gobierno y el presidente Abinader puedan fortalecerse y ganar en primera vuelta.

Los debates se constituyeron, de alguna manera, en un estímulo muy especial para subir los ánimos y fortalecer las tropas opositoras. Al analizar con detenimiento y objetividad esos debates, se puede concluir que los candidatos de la oposición fueron quienes mejor supieron aprovechar las ventajas de los mismos. En el primero, el de la senaduría de Santiago, el candidato del Fuerza del Pueblo, Demóstenes Martínez se erigió como el gran ganador frente al candidato del gobierno, doctor Daniel Rivera, que no supo manejar sus propuestas. En el del Distrito Nacional, Omar Fernández, también de la Fuerza del Pueblo, derrotó de forma aplastante al candidato del gobierno, Guillermo Moreno, quien no pudo resistir la andanada de argumentos, la juventud y el carisma de Omar, quien se ha convertido en un verdadero fenómeno politico-electoral que, al parecer, derrotará toda la maquinaria gubernamental, con el presidente incluído, la cual sirve de sustento a la endeble candidatura de Moreno.

En el caso del debate vicepresidencial no existe ninguna duda de que la candidata del PLD, Zoraima Cuello, fue la gran sorpresa y la gran ganadora del debate. Zoraima mostró un desenvolvimiento fuera de serie, superando por mucho tanto a la vicepresidenta Raquel Peña, que se manejó muy bien, y a Ingrid Mendoza, que también tuvo una buena actuación. En el debate presidencial tanto Abel como Leonel se impusieron al presidente Luis Abinader. Leonel se comportó magistral en sus argumentaciones y explicaciones de datos, mientras Abel se manejó de forma brillante presentando con mayor claridad que sus dos contrincantes, sus propuestas y proyectos en caso de alcanzar la primera magistratura del Estado. El presidente Abinader no se manejó mal, pero Abel y Leonel lo superaron de forma amplia.

Con este triunfo en los debates presidenciales y el impulso que los partidos de la Alianza Rescate RD le han dado a sus campañas en los últimos días, en el panomara electoral se vislumbra con mayor fuerza la posibilidad de una segunda vuelta. Leonel, Abel y Miguel han arreciado de forma amplia sus contactos y actividades con los electores en todo el país, mientras el expresidente Danilo Medina está recorriendo toda la geografía nacional llevándole el mensaje a los peledeístas de que no existe la posibilidad de que el PRM alcance una votación de 3 millones de votos y pueda ganar en la primera vuelta, pues existen dos partidos fuertes enfrentándolo y buscando sus propios votos.

¿Podrá la Alianza Rescate RD lograr la proeza de imponer una segunda vuelta en el actual proceso electoral? Al ritmo como van las cosas, parece que esa posibilidad se acrecienta cada vez más y más. El presidente Abinader está tirado a la calle del medio apoyando a todos sus candidatos a senadores y visitando todas las provincias, con la intención de que su popularidad pueda lograr el efecto de “ola arrasadora” logrado en la elecciones del 2020. Pero la realidad del 2024 es muy diferente. Si Leonel, Abel, Danilo y Miguel se ponen las pilas en este último tramo de la campaña, es casi seguro que vayamos a una segunda vueta. Y si eso se logra, las pretensiones reeleccionistas del PRM podrían quedar cercenadas. La suerte está echada. Ya veremos lo que pasa.

Euri Cabral

Economista y Comunicador

euricabral07@gmail.com

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *