Un turismo con visión

Durante este fin de semana he estado de visita en la zona de Key West, una pequeña isla ubicada en el extremo sur de los Estados Unidos. Esta isla forma parte de un archipiélago de pequeñas islitas ubicadas en el sur del estado de La Florida, las cuales representan un lugar de mucha importancia para el movimiento del turismo en aquella nación. Decenas de miles de turistas se dan cita durante todo el año para disfrutar de los muchos atractivos que tiene esa pequeña isla cuyas autoridades han sabido aprovechar al máximo todo lo que es su historia, sus recursos naturales y su ubicación en el extremo de la parte sur del continente americano.

Key West o Cayo Hueso es una isla de tan solo 20 kilómetros de extensión y con una población de unos 30 mil habitantes, quienes viven del turismo y de la pesca. Esta isla tiene una historia muy particular, pues desde su descubrimiento por parte del conquistador Ponce de León ha tenido la presencia de importantes personalidades de la vida norteamericana viviendo allí. El presidente norteamericano Harry S. Truman tuvo su casa en Key West desde donde despachó varios asuntos de importancia para la nación americana y hoy en día esa casa es denominada Litlle White House (pequeña Casa Blanca) y es un bello museo que atrae a todos los visitantes de Key West. También el destacado escritor norteamericano Ernest Hemingway vivió en la isla y hoy en día su casa es uno de los más visitados museos donde se conserva casi intacto todo el mobiliario y toda la decoración de los tiempos del famoso escritor que fue Premio Nobel de Literatura en 1954.

Posee una gran cantidad de hoteles muy hermosos y acogedores, un hermoso malecón que recorre de un lado a otro los principales puntos de la isla y sirve de lugar para caminar sintiendo la brisa y el sol y permitiendo que los turistas puedan recorrer casi toda la costa de la isla. En el extremo sur del malecón al final de la tarde, se reúnen todos los días centenares de personas para contemplar extasiadas los mejores crepúsculos que ojos humanos puedan disfrutar. Al ver todo ese desarrollo del turismo en Key West no dejo de pensar en la necesidad que tenemos en nuestra nación de sacar el máximo provecho desde el punto de vista turístico a la Zona Colonial. Hace falta que desarrollemos un turismo con visión en esa parte de la ciudad de Santo Domingo para poder aprovechar al máximo nuestra historia colonial, los monumentos como la Plaza España, la Fortaleza Ozama y la catedral, los museos y el entorno romántico de las noches de toda esa parte de la ciudad que es bañada por el río Ozama. Mientras caminaba con mi esposa Zinayda y con mis pastores Raffy y María Isabel, por el malecón y por la impresionante y alegre calle Duval de Key West, llena de tiendas y de atractivos turísticos, no dejaba de pensar en que la zona colonial dominicana reúne todas las condiciones de ser uno de los puntos de mayor importancia en la expansión del turismo en nuestra nación. Los planes que se están implementando en la Zona Colonial deberían tener como referencia a lugares como Key West donde la historia, las playas, los atardeceres y la hospitalidad de las gentes son factores muy importantes para que el turismo pueda ser exitoso.

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *