Dos huelgas absurdas e indolentes

En los actuales momentos en nuestro país se desarrollan dos huelgas que son extemporáneas, absurdas, innecesarias e indolentes. Se trata de la huelga de médicos convocada por el Colegio Médico Dominicano y la huelga de profesores, convocada por la Federación de Asociaciones de Profesores de la UASD.

Ambas huelgas ocurren en un momento que no se corresponde con el sentir de la nación dominicana, por lo tanto son extemporáneas.

Ambas no tienen una justificación válida, por lo tanto son absurdas. Ambas no van a ayudar a resolver la realidad de los médicos y los maestros, por lo tanto son innecesarias. Y ambas no toman en cuenta los intereses de la mayoría de la población y muestran a dos gremios muy egoístas, por lo tanto son indolentes.
Es cierto que todos los gremios profesionales tienen derecho de defender a sus afiliados. Pero deben hacerlo con sentido lógico, con espíritu conciliador y con respeto a los demás actores sociales. En el caso de esta dos huelgas, las mismas se están desarrollando con un sentido antilógico, con espíritu de guerra y con total irrespeto a la sociedad. Es por eso que ambas tienen un rechazo casi absoluto de la población y de todos los sectores conscientes de la nación.
En el caso de los médicos resulta totalmente incomprensible que en medio de una situación de emergencia ante el virus del zika, los profesionales llamados a servir de apoyo básico para enfrentar esa situación, estén en huelga. América Latina, Rusia y Estados Unidos han llamado la atención para que no nos descuidemos ante el virus del zika, pero los médicos dominicanos prefieren asumir la indolencia y el no trabajo ante ese hecho. Dirigidos por un líder que no conoce la humildad, que prefiere ganar votos para su partido aunque se pierdan vidas valiosas, los médicos están escribiendo una página lamentable en su historia gremial.

huelga

En el cuanto a la huelga de los profesores de la UASD, es otra acción sin sentido e indolente. Los profesores uasdianos exigen aumento salarial y por ello han tomado la desacertada decisión de no dar clases justo el momento en que se inicia el semestre. Es decir, por una demanda sectorial y particular del gremio, han sido capaces de frenar el inicio de docencia y han afectado a casi 200 mil estudiantes. Eso no tiene lógica y muestra a un gremio que por sus intereses particulares es capaz de cualquier cosa.
Los maestros y los médicos son dos profesiones cuyos integrantes deben tener un gran sentido de humanidad y de justicia. Educación y Salud son las dos áreas de mayor importancia en el devenir cotidiano de cualquier nación. Por lo tanto, los dirigentes de los gremios de maestros y médicos, deben ser personas que sepan mirar las cosas con objetividad y con gran sentido de solidaridad. No ser simplementes agitadores sociales o reivindicativos. Por encima de una lucha reivindicativa, por más justa y válida que pueda ser, debe estar siempre el interés colectivo.
El Colegio Médico Dominicano y la Federación de Profesores de la UASD han perdido la perspectiva, y están desarrollando una huelga que no tiene lógica y que los afecta mucho más que lo que puede beneficiarlo. Ojalá Dios los ilumine y ambos decidan caminar el sendero de la concertación, de la humildad, de la ecuanimidad y de la paz social. Para bien de ellos como gremios y de toda la nación.

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *