El país debe seguir en buenas manos

La República Dominicana atraviesa por uno de sus momentos históricos más cruciales y difíciles de cara al futuro inmediato. Los graves efectos sanitarios de la pandemia del coronavirus podrían ser mínimos, ante la complicada e incierta situación económica que nos espera.

El coronavirus ha cambiado drásticamente la situación de nuestra nación y de todo el mundo. Los retos económicos del futuro inmediato son muchos y muy difíciles. Partiendo de ese gran reto que nos espera, el presidente y el partido que sean elegidos para conducir la nación a partir del próximo 16 de agosto, deben contar con suficiente experiencia, con capacidad gerencial, con visión, con sentido de solidaridad, con mucha humildad y sin ningún vínculo con sectores o acciones negativos para la nación dominicana.

En este momento, dos candidatos, Gonzalo Castillo y Luis Abinader, se perfilan con posibilidades de se elegidos como el próximo presidente y ser los responsables de conducir la nación en este momento complicado, para ponerla en el camino del crecimiento y del rescate de la economía.

Luis Abinader y su partido el PRM, representan un riesgo grande para el futuro de nuestro país. Luis no tiene ninguna experiencia de estado y su equipo económico, con muy contadas excepciones, no muestra capacidad para dirigir la nación. Y lo más grave aún: Se han mostrado muchas evidencias de que el PRM está relacionado, o tiene vínculos, con sectores del narcotráfico, y que en su boleta congresional y municipal incluyeron personas vinculados al mundo de las drogas, con expedientes criminales pendientes y que incluso, han falsificado documentos oficiales para poder optar por esos cargos.

El PRM y Luis Abinader son un gran riesgo para la nación. Solo debemos tener en consideración que su jefe de campaña cometió la osadía de llamar a votar por Yamil Abreu Navarro, un reconocido narcotraficante de heroína, con varios expedientes criminales. Eso tiene graves implicaciones. Y más aún por el hecho de que, ese reconocido narcotraficante del sur, era miembro de la dirección nacional del PRM, según consta en la investigación de las autoridades judiciales. A ese caso de Yamil Abreu Navarro, se suman otros casos de narcos que han sido denunciados como parte de la boleta del PRM.

El PLD y Gonzalo Castillo son las buenas manos en que debe continuar el país. Representan una gerencia y un equipo de gentes experimentadas, capaces de dirigir la nación con eficacia y con amplias posibilidades de retomar el dinamismo de la economía dominicana, del cual ese mismo equipo ha sido responsable desde hace casi dos décadas.

A pesar de sus errores y limitaciones, los gobiernos del PLD, tanto los tres períodos de Leonel como los dos de Danilo, han sido de mucho beneficio para la nación dominicana. La estabilidad macroeconómica y un crecimiento promedio de 6% anual, durante 16 años consecutivos, han sido resultado de los buenos gobiernos del PLD.

En los últimos ocho años, son muchos los puntos positivos de los gobiernos de Danilo. La tanda extendida, reducción de la pobreza, incrementos salariales a médicos y maestros, incremento de las pensiones, visitas sorpresas, estabilidad de la economía, estancias infantiles, revolución educativa, el 9-11, la Nueva Barquita, fortalecimiento del turismo, Punta Catalina, Teleférico, y muchos más, son conquistas muy importantes y favorables a la población, que deben seguir vigentes y ser ampliadas.

Y eso solo lo garantizan Gonzalo Castillo, Margarita Cedeño y el PLD. Por eso, el país debe seguir en esas buenas manos.

Euri Cabral

Economista y Comunicador

euricabral07@gmail.com

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *