Febrero sí define mayo

El domingo 16 de febrero de este año se realizarán las elecciones municipales y el domingo 17 de mayo se realizarán las elecciones congresionales y presidenciales. Entre los analistas políticos dominicanos se ha producido una interesante discusión en torno a si las elecciones de febrero influirán de manera importante en las de mayo o, por el contrario, no tendrán ninguna incidencia.

De acuerdo a mi visión, los resultados de las elecciones de febrero serán determinantes en los resultados de las elecciones de mayo. Entiendo que quienes afirman que las elecciones municipales de febrero no van a influir de manera determinante en las de mayo, es porque tienen una gran debilidad para el proceso de febrero y están conscientes de que no saldrán victoriosos.

Febrero sí define mayo. Y eso se puede sustentar en múltiples argumentos. Uno de los elementos de mayor importancia en las elecciones nacionales son los mecanismos de movilización y búsqueda de los votos. Las estructuras partidarias y sus mecanismos efectivos de movilización electoral para buscar los votos, son cruciales y esenciales.

Los que creen que por haber varios candidatos presidenciales atractivos, las elecciones municipales no influirán en las presidenciales, están equivocados. El país político dominicano todavía no se define únicamente por un candidato que sea muy atractivo o que hable bonito, si ese candidato no tiene una solida estructura politica nacional. Si por eso fuera, candidatos presidenciales como Guillermo Moreno, Minou Tavares Mirabal, Max Puig, Fidel Santana, Hatuey Decamps o Vincho Castillo en sus épocas, hubieran alcanzado votaciones grandísimas. Ver bien o valorar bien a un candidato no es lo mismo que votar por él.

La votación significativa de cualquier opción politica depende su capacidad de movilización nacional, de sus estructuras efectivas y de una gran maquinaria que mueva esos votos. Por eso la importancia de las elecciones municipales de febrero. En esas elecciones se escogen a los lideres y las maquinarias electorales que  serán determinantes en la movilización para los votos en mayo.

La realidad de quienes dicen que febrero no influye mayo, es que están muy débiles para las elecciones del 16 de febrero y quieren esconder su debilidad con ese débil argumento. En la oposición hay dos posiciones frente a esto y las dos muestran mucha debilidad y falta de visión. La primera es la del PRM, partido que hasta hace unos días no tenía candidatos en algunas comunidades, y en otras tuvo que hacer una especie de “ven tú” para poder llenar las planillas de candidatos a alcaldes y directores municipales en muchos lugares.

Ante esa realidad de debilidad evidente, Luis Abinader se atrevió a hacer la temeraria declaración de que el PRM ganaría el 65% de las alcaldías. Decir eso fue una forma de Luis querer levantar la moral de una tropa que en el plano municipal esta de capa caída, y es un forma del candidato del PRM hacer el ridículo y ponerse a inventar cosas que saben son falsas.

En el caso de el otro sector  de la oposición, compuesto por un grupo de partidos pequeños y con menos capacidad de accionar, no tienen ninguna posibilidad de obtener una cifra significativa de alcaldías porque no tienen ni estructuras solidas, ni liderazgos convincentes, ni experimentados, ni recursos para enfrentar a los dos poderosas maquinarias del PLD y el PRM. Ese grupo de partidos pequeños están soñando despiertos y pasarán por el proceso electoral de febrero sin mayor importancia.

Una situación diferente se presenta  en el caso del PLD, donde todo apunta a que tendrá una participación sumamente exitosa. Todas las encuestas confirman que el PLD obtendrá entre el 60 y 75% de las alcaldías y directorios municipales.

Y eso eso tiene fundamento en el hecho de que el liderazgo nacional del PLD sigue siendo muy fuerte, y la mayor parte de los candidatos que presenta en todo  el país son los más populares y los más experimentados. Asimismo, los candidatos del PLD cuentan con el apoyo de las estructura electoral más efectiva de la historia, del gobierno, y del pte Danilo Medina, el lider político principal de la nación dominicana y uno de los mejores presidentes de toda la historia.

Y el PLD ha sabido manejar todo eso. Después del desprendimiento de octubre, el PLD lo que ha hecho es fortalecerse politica y orgánicamente. Ha puesto las elecciones de febrero como primer objetivo, para luego colocar las de mayo como su segundo objetivo. Ese equipo electoral del PLD sabe muy bien de estrategia y de cómo ganar elecciones, y están muy conscientes que el triunfo en la municipales es el primer paso para garantizar el triunfo de mayo.

Febrero si determina mayo. El PLD lo sabe muy bien y por eso ha centrado todas sus fuerzas iniciales en ganar de manera contundente las elecciones municipales de mayo para luego ganar las elecciones congresionales y nacionales de mayo. Y todo apunta que así será, para bien del país y para bien de todos.

 

Euri Cabral

Economista y Comunicador

euricabral07@gmail.com

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *