“Hablemos”, un manual de anti-valores

Desde hace un tiempo se ha estado tratando de introducir en la escuela dominicana un supuesto manual de educación sexual para jóvenes elaborado por Profamilia, el cual fue financiado con recursos de la Comunidad Europea y la USAID de los Estados Unidos. Este manual es un verdadero monumento a los anti-valores que pretende enseñar a nuestros niños, niñas y adolescentes una serie de ideas tergiversadas de la relación sexual y que lleva a que se acepten como buenas y válidas acciones como las orgías, los sueños eróticos de infidelidades, el lesbianismo, la homosexualidad y unos supuestos derechos sexuales para jóvenes que todavía no alcanzan su mayoría de edad.

pa

“Hablemos” es un documento prejuiciado y exluyente, pues fue realizado bajo la orientación y el cuidado de una serie de entidades que poseen una visión sesgada y errada de la educación sexual para nuestros jóvenes. Si bien es cierto que en el mismo participó una comisión del Ministerio de Educación, también es cierto que participaron entidades como el “Colectivo Mujer y Salud” y “Amigos siempre amigos”, abiertos defensores del lesbianismo y la homosexualidad. Pero fueron excluídas todas las entidades cristianas que hacen trabajo permanente de educación y orientación sexual a nuestros jóvenes en los barrios y pueblos del país.
Todos los sectores preocupados por el futuro de nuestros niños, niñas y adolescentes estamos interesados en que a los mismos se les de una educación sexual integral, sana, concientizadora, donde la familia se una a la escuela para ayudarlos a que conozcan sus cuerpos y puedan valorar en su justa dimensión lo que representa la sexualidad en sus vidas. Un educación sexual que los lleve a no adelantarse, a no embarazarse a destiempo, a saber esperar su tiempo para el sexo y a no caer en distorsiones en sus identidades y acciones sexuales.

pa

El Manual “Hablemos” es un camino contrario a una enseñanza sana de la sexualidad. Y para muestra algunos botones: En la página 484 en ese manual se exhorta a nuestros niños y niñas a tener fantasía sexuales donde se imaginen “estar con otras personas diferentes a nuestras parejas o incluir a otras personas en nuestra relación (sexualidad en grupos, tríos, cambios de parejas)”. En la página 489 se orienta a los jóvenes a asumir “de forma positiva la homosexualidad”. En la página 506 se exhorta abiertamente al lesbianismo y en la página 566 se incentiva a nuestros niños y niñas a ver películas como “Garganta profunda” y “Sodoma y Gomorra”, para supuestamente aumentar su estimulo sexual. Una verdadera aberración en la enseñanza de educación sexual.
Y es que para Profamilia, tal y como establece “Hablemos” en la página 525, en el aspecto sexual “el principal error es incluir el criterio moral”. Es decir, quieren enseñar a nuestros niños y niñas que en la sexualidad todo se vale, no importa con quien la hagas, no importa si es hombre con hombre o mujer con mujer, si son tres o diez, porque la moral no puede determinar la relación sexual. Y con esa visión antes que educar, lo que verdaderamente se hace es confundir y desorientar a nuestros jóvenes.
Desde aquí realizamos un llamado al Ministerio de Educación para que no permita que ese manual siga siendo usado en las escuelas públicas de nuestro país. Si Profamilia quiere que lo use en sus talleres particulares, pero el estado dominicano debe convocar a todos los sectores para preparar un verdadero manual de educación sexual para nuestros jóvenes, donde se respete su dignidad e integridad y se le enseñen los valores éticos y morales para una sexualidad responsable.

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *