Los cristianos y la crisis del mundo

El mundo actual se encuentra atravesando una situación muy difícil y complicada.

Cada día más y más observamos como en nuestro entorno personal, en nuestra nación y en el mundo se producen muchas situaciones que sabemos que no son decisiones ni actuaciones que agradan a Dios, ni mucho menos se realizan de acuerdo a los propósitos que El tiene para con nosotros.

A diario somos objetos de muchas limitaciones o problemas que nos aquejan y nos perturban. Desde limitaciones de recursos para poder vivir, pérdida de seres queridos, enfermedades y temores, son parte de nuestra vida personal. En el caso de la nación, vemos como crecen los problemas, sentimos temor por el incremento de la delincuencia y la violencia, por la falta de valores en la sociedad, y por el desapego a los principios y fundamentos cristianos para actuar. Y en cuanto al mundo, vemos cada día como seres humanos son capaces de hacer atentados criminales donde mueren muchas gentes inocentes, explosiones de bombas para matar cientos de personas, y como el más reciente ocurrido en Niza, Francia, donde un hombre con un camión arrolló a casi un centenar de personas, incluidos niños y niñas.

En ese contexto de tantas situaciones difíciles que vivimos y que vive el mundo, muchos nos preguntamos el por qué Dios permite esas cosas, por qué Dios nos deja vivir y sufrir esas situaciones a nosotros los cristianos, si somos sus hijos amados. En medio de todo ese mundo de temor, dolor y limitaciones, muchos decimos por qué Dios no nos da siempre paz y prosperidad y nos quita el temor y el dolor.
Esa situación ha estado siempre presente en los corazones de los que seguimos a Dios en todos los tiempos y es necesario entender eso. Nada de lo malo de este mundo es producido por Dios, de El sólo recibimos amor, bondad, misericordia y prosperidad. El planeta tierra, es un mundo caído donde las fuerzas del mal determinan muchas de nuestras actuaciones y nos llevan a usar de manera incorrecta el libre albedrío que Dios puso en cada uno de nosotros.

Dios no quiere crisis ni mal para nosotros. Por el contrario, El siempre busca que superemos ese mal que otros ponen en nosotros y quieren hundirnos en ese mundo. Cuando sientas que los males de esta tierra te están quitando la fe y te están llevando a confiar más en tí mismo que en Dios para enfrentar toda esta crisis del mundo, busca el libro de Job en la Biblia y lee su historia.

Job, era un hombre rico en lo material y justo delante de Dios. Un día el diablo se presentó ante Dios y le solicitó permiso para quitarle todas posesiones de Job, y así probar su fe. Ese mismo día Job perdió a sus criados, murieron sus ovejas, robaron sus camellos, y un viento fuerte derribó la casa en la que estaban sus diez hijos y todos ellos perdieron la vida. Ante una situación así, todos maldeciríamos a Dios por habernos abandonado. Pero Job mantuvo su fe a pesar de toda la difícil situación y dijo: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito” (Job 1:21).

Job mantuvo su fe y su confianza en Dios, a pesar de las duras pruebas de su vida. Lo perdió todo aquí en la tierra, incluida su familia, pero jamás perdió su fe y nunca acusó a Dios de su desgracia. Por esa fe siempre firme, Dios le repuso todo y lo bendigo y lo prosperó por siempre.

Hermano y hermana que me lees, cuando la crisis golpee tu vida y tu casa, tus bolsillos y tu corazón, nunca pierdas la fe en tu Dios, que es grande, amoroso, misericordioso y justo. Cuando la crisis quiera llevarte al terreno de la depresión, del odio, de la inconformidad y del desprecio, busca a ese Dios que te ha dado todo lo bueno que tienes, y quiere seguirte amando y prosperando, así como prospera tu alma.

Cuando sientas que ya todo esta perdido, multiplica tu fe y levanta como himno de combate ante cualquier adversidad, ese hermoso versículo de Mateo 6:33 que dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, que todas las demás cosas vendrán por añadidura”.

Euri Cabral
Es Economista y Comunicador
euricabral07@gmail.com

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *