Un discurso honesto y esperanzador

El presidente Danilo Medina cumplió esta semana con una deuda que tenía con el pueblo dominicano. Mientras era candidato presidencial y cuando fue electo presidente mantuvo el criterio de que no iba a propiciar un proceso reeleccionista, aunque su criterio era el de dos períodos y nunca jamás para quien dirija la nación. Sin embargo, las circunstancias políticas fueron cambiando y él no podía sustraerse a la presión de un pueblo y un partido, que son las bases y esencia de su accionar politico.

Danilo le explicó a la nación dominicana el por qué había decidido caminar por el sendero de la reelección. Y lo hizo con sentido autocritico, con humildad, con honestidad y sin esconder nada. Como siempre ha sido su accionar político. Explicó que en el año 2009, cuando la consulta popular decidió apoyar la forma de dos períodos y nunca jamás, el defendió esa idea en el Comité Politico del PLD, pero su posición fue derrotada.

Y reconoció que es cierto que en varias ocasiones no quizo hablar ni discutir sobre la posibilidad de su reelección, pero que la presión de todos los sectores y personalidades de la sociedad dominicana lo llevaron a readecuar su criterio.

En su discurso explicó con la sinceridad que le ha caracterizado, que ese cambio no lo hizo movido “ni por la vanidad, ni por el deseo de poder”. Y a seguidas afirmó “lo hice porque me convencí de que el instrumento de la reelección sería, de hecho, un avance institucional perenne para nuestro país – y no una mera circunstancia para beneficiar a un gobernante-. Cambié mi posición sobre este tema, pero no mi convicción democrática de nunca colocar mis deseos personales o partidarios por encima de los intereses colectivos.”

Y eso es muy cierto. La modalidad presidencial que existía hasta esta modificación constitucional era una traba para el desarrollo de los liderazgos en la nación dominicana. La releeccion indefinida alternada era una forma de castrar el surgimiento de nuevos liderazgos, pues si las cosas seguían como eran antes, tendríamos alternándose en el poder a todos los ex-presidentes mientras estuvieran vivos. Es por eso que Danilo afirma con certeza que “para nosotros, por tanto, la reelección en lugar de significar un retroceso institucional es un avance y un perfeccionamiento democrático.”

Y Danilo es tan desprendido que sabe muy bien que pese a que esta reforma le favorece para seguir 4 años como presidente, en el fondo lo lleva a cerrar su carrera presidencial, pues si como todo apunta es elegido nuevamente presidente en el 2016, no podrá postularse ya nunca jamás y de hecho se esta retirando de la política activa con opción presidencial. Si no se hubiese hecho la modificación constitucional, Danilo podría haber sido presidente nueva vez por tres o cuatro ocasiones más, pero prefirió sacrificar eso y optar por un modelo que ayude a renovar el liderazgo político.

Y ese siempre ha sido Danilo. Y en el discurso lo definió con estas palabras: “siempre he sido un demócrata convencido y siempre he conducido mi vida política buscando la paz, la justicia y el equilibrio. Y esos sentimientos guiaron mi decisión.”

Tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *